¿Cómo reemplazar el módulo de extractores de mi Roomba serie 900?

Un usuario llamado Juan, nos escribió porque notaba que su Roomba serie 900 no recogía residuos debido a que los rodillos centrales no giraban. Este Roombero tiene gatos en casa y nos explicó que últimamente su aliada contra la suciedad no recogía las piedrecitas de la arena para gatos y las bolas de pelo. Sin duda, el motor del módulo de extractores* debía estar dañado y por ello no hacía girar los rodillos.

*El módulo de extractores es la carcasa donde van instalados los dos rodillos centrales de goma, en el caso de Roomba serie 800 y 900, ubicados en la parte inferior del robot.

Sustituir el módulo es muy sencillo y con nuestros consejos, Juan consiguió hacerlo sin dificultad.

Pero, antes de nada, queremos explicarte por qué se llaman extractores: Estos rodillos forman parte del sistema de aspiración y sirven para desincrustar y levantar la suciedad que, gracias a potencia de aspiración, pasa al interior de depósito.

Por eso es importante que, para obtener un rendimiento óptimo de tu Roomba serie 900, limpies los extractores de residuos, una vez a la semana (dos veces a la semana en hogares con mascotas) y los sustituyas cada seis o doce meses, según el uso que hagas del robot, o cuando notes que están rotos.

¿Preparados para cambiar el módulo de extractores en 9 pasos?

  • Compra un módulo de extractores de repuesto.
  • Saca el depósito de tu Roomba serie 900.

  • Quita el cepillo lateral del robot con un destornillador.

  • Desenrosca los cuatro tornillos que sujetan la cubierta inferior y la tapa del compartimento de la batería.

  • Quita la cubierta inferior, la tapa de la batería y la batería.
  • ¿Ves el módulo del cabezal de limpieza de Roomba? Está sujeto por cuatro tornillos. Quítalos para poder sacar el módulo estropeado e instalar el nuevo.

  • Coloca el módulo nuevo y fíjalo apretando los tornillos.
  • Vuelve a colocar la cubierta inferior de Roomba y los tornillos de sujeción. Instala la batería y la tapa de la batería y enrosca los dos tornillos de sujeción de la tapa.
  • Pon de nuevo el cepillo lateral e introduce el depósito en su sitio.

Recuerda

El exceso de pelo constante en los extractores puede dañar tu Roomba. Aunque no es frecuente ver pelo enredado en los extractores, revisa los ejes porque en ellos puede haber pelo escondido. Para eso, quita los topes de plástico y retira el pelo que pudiera estar enrollado.

Roomba es tu mejor aliada contra la suciedad y ha de estar siempre en perfecto estado de revista. Puedes pensar que por una vez que no quites el exceso de pelo no vaya a pasar nada. Puede ser cierto, pero tu Roomba estará trabajando forzada y la vida útil de la batería se verá afectada. No has de ver el mantenimiento de Roomba como algo tedioso, pues es un procedimiento muy sencillo y no te llevará más de 5 minutos. Roomba es nuestra amiga y ya sabéis que a los amigos hay que cuidarlos.