6 cosas que nunca debes hacerle a tu Scooba

Si eres el afortunado dueño de un robot friegasuelos Scooba, sabrás que -como todo aparato de última tecnología- tiene una serie de cuidados y limitaciones que debemos conocer para alargar su vida útil. A continuación os recordamos algunas de las cosas que no debemos hacer con un Scooba:

  • 1. Recogida de líquidos: Scooba está diseñada para recoger pequeños derrames de líquidos, pero no grandes charcos. Por ejemplo, medio vaso de leche sí , la botella entera derramada no. Por supuesto nunca debemos recoger con una Scooba productos químicos como lejía que pueden dañar el mecanismo del aparato.
  • Algunos consejos a tener en cuenta en el uso de una Scooba

  • 2. Crear espuma: si nuestra Scooba hace espuma o burbujas es que nos hemos pasado llenándolo de solución limpiadora. No es necesario ver burbujas para saber que Scooba está limpiando, es más, es posible que no pueda aclarar tanto jabón, mejor moderar las cantidades.
  • 3. Usar lejía o amoniaco: es recomendable usar únicamente los productos de limpieza aprobados por Irobot como la solución de limpieza de enzimas naturales, gracias a las cuales, convierte la suciedad, grasa, hongos, etc… En oxígeno, carbono y otros elementos naturales.El uso de limpiadores no recomendados puede anular la garantía de nuestra Scooba, en el caso de que éstos dañen la máquina.
  • Irobot solo recomienda los limpiadores aprobados

  • 4. Llenar demasiado el tanque limpio: En ocasiones solemos desbordar el tanque de agua limpia o incluso echar agua en el de recolección de agua sucia. Esto lo único que consigue es que nuestro Scooba encuentre dificultades para aspirar los restos de agua sucia y deje un pequeño cerco en la pasada final. Es importante también limpiar en profundidad el tanque de agua sucia una vez hemos terminado de usarlo.
  • 5. Usar en todas las superficies: Está especialmente contraindicado el uso del Scooba en suelos sin terminar o sin sellar, laminados, alfombra piedra o pisos encerados. Es decir en todas aquellas superficies donde no fregaríamos pues el agua puede dañarlos. Por ejemplo un suelo sin sellar, carece de la capa de poliuretano que lo protege del agua.
    Al usar nuestro Scooba en superficies de madera sellada, hemos de asegurarnos de que ninguna tabla esté suelta y que las separaciones estén bien selladas, para no dañar nuestro suelo.
  • No debemos usar nuestra Scooba en superficies sin sellar

  • 6. No ayudar a nuestro Scooba: aunque sea un robot bastante independiente, no puede hacerlo todo él solo. Por eso es recomendable facilitarle el trabajo, exponiéndolo a una superficie con suciedad de pequeño tamaño (no piedras, papeles, barro) En el caso de que haya grandes obstáculos que absorber siempre es recomendable barrer antes la zona, para evitar que se atragante. También se lo ponemos más fácil si retiramos alfombras, cables y mascotas. Por otra parte, aunque nuestra Scooba sea muy limpia, es incapaz de limpiarse a sí misma, por eso te agradecerá con una vida más larga si eres constante en su mantenimiento.

Con estos trucos conseguirás que tu Scooba rinda más y trabaje mejor durante más tiempo. Si lo piensas son pocas peticiones para una máquina que te limpia tan eficazmente toda la casa.

Más información en la web oficial de Irobot España.