La verdad entre gatos y Roombas

 

A pocos roomberos se les escapa la increíble atracción entre los gatos y nuestras aspiradoras Roomba, no sabemos si será el murmullo del motor, su temperatura cuando está en funcionamiento o sus movimientos sutiles y estables, pero ahí está surgiendo algo.

Lejos de reaccionar como otras mascotas, sintiéndose amenazados o atacados, los gatos interpretan Roomba como su medio de transporte. Pocos son los felinos que se resisten a pilotar una de estas fabulosas aspiradoras, como Max-Arthur un gato que sabe muy bien cómo funciona la Roomba 560.

 

Nadie mejor que él reconoce con su rabo la eficacia en todo tipo de superficies como los azulejos de su cuarto de baño.

Como en los automóviles, hay Roombas para toda la familia aquí un monovolumen cargado de gatitos pone rumbo al cuarto de estar. Menos mal que las aspiradoras Roomba son autoprogramables, porque en esta hay más de un conductor dormido..

La tranquilidad con la que estos felinos se acercan a las máquinas puede tener algo que ver con que desde que sus dueños tienen la fortuna de tener una Roomba en casa, sus mascotas ya no son símbolo de suciedad y de pelos por todas partes.

Por último os enseñamos cómo Roomba también sabe recompensar a los dóciles felinos por tan buen trato, demostrando que su afán por devorar pelos no tiene límite y más si son enemigos de sus amigos…