Apunten, disparen y… ¡Roomba!

La Roomba que hoy os traemos es de armas tomar. El diseñador industrial Chris Myers decidió un día hackear su robot aspirador y sin dudarlo se puso manos a la obra: quería hacer de su Roomba la más guerrera. Es por eso que le ha acopló una pistola de Airsoft.

El airsoft, para los que os suene a chino, es un juego similar al paintball (juego de estrategia basado en la simulación militar) donde se cambian las bolas de pintura por bolitas de PVC. Vamos, que lo que Myers se propusó es preparar a la Roomba para la batalla.

En su web, cuenta paso a paso cómo consiguió esta tranformación. El resto, cómo se mueve y cómo dispara la Roomba hackeada, podéis encontralo en este vídeo: